Vídeo de Laponia 2012. Finlandia y Noruega

Poco después de volver de la primera experiencia polar en enero de 2011 sin el objetivo cumplido de ver y fotografiar las auroras boreales, comencé a preparar un nuevo viaje a tierras Samis. El primer viaje a Rovaniemi me enseñó muchas cosas que debía aprender alguna vez, pero la más importante y difícil de todas fue asumir los fracasos y disfrutar de los momentos.

Es cierto que no es lo mismo preparar un viaje con un mes de antelación que con 7, de ahí que más de la mitad del año 2011 se me pasase volando. Y cuando se quiere conseguir algo, hay que tomar las medidas necesarias. Por eso, en 2012 decidí volar a Ivalo, unos 400km más al norte del Círculo Polar. Allí las auroras son más frecuentes, el clima más seco aún y el paisaje más variado. Sin embargo, también es una tierra más inhóspita y con unas temperaturas más bajas.

Una ruta muy meditada, con trayectos razonablemente cortos que me permitiesen salir del coche cada vez que viese algo interesante. Esta vez el buen tiempo y la temperatura acompañaron porque pude aprovechar 3 días completos de sol y dos noches de cielos despejados. La luna me fastidió la primera sesión de fotos nocturnas el mismo día que llegué porque, aunque sabía que su luz influía mucho a la hora de ver las auroras, pero nunca imaginé que tanto.

En esta ocasión iba preparado para el mal tiempo con mejor ropa, mejores complementos e ideas fotográficas para varios días consecutivos nevando, y sí que aproveché el tiempo (teniendo en cuenta las escasas 6 horas de luz al día más una de puesta de sol y amanecer). Disfruté de cada minuto pasado, cada kilómetro recorrido y cada fotografía tomada. Disfruté tanto que me volví sin darme cuenta que pasaría un buen tiempo para poder pisar de nuevo esas tierras nevadas que me han cautivado. Sé que estoy hecho para vivir cerca de la nieve y el frío, en esas tierras que albergan más renos que seres humanos y que en las largas noches de invierno suelen estar decoradas con bailes sobre el cielo.

La culpa de aterrizar de mis sueños, la preciosa niña que nació pocos días después y que ha llenado de alegría mi vida. Quizás en unos años sea mi hija la que se muera de ganas de conocer esas tierras de cuento y yo me vea en la “obligación” de llevarla…

Ojalá este vídeo transmita un poco de esos sentimientos a quien lo quiera disfrutar.

 

Un abrazo.

Vídeo de Laponia 2012. Finlandia y NoruegaCarlosLN
00

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *